GuidePedia

0
Foto WEB
Gonzalo Espinosa, abogado de trabajadores de Hope Funds dijo a Cadena 3 que el éxito de la estafa se basó en "el marketing personal de Blaksley y la perversa fidelización de sus empleados".


La jueza María Romilda Servini de Cubría ordenó este martes la detención del empresario Enrique Blaksley, conocido como el "Madoff argentino", acusado por estafas y lavado con el dinero de unos 1.000 pequeños inversores, además de la intervención de Hope Funds SA y el embargo de sus bienes y cuentas bancarias.

La estafa de la que se acusa al empresario podría ser la mayor en la historia argentina e incluso de Latinoamérica, por los montos involucrados y la cantidad de damnificados quienes, en general, eran ahorristas de clase media que querían invertir entre 5.000 y 30.000 dólares.

PUBLICIDAD



Gonzalo Espinosa, abogado de unas 30 personas que fueron empleados de Blaksley, en juicios laborales por 800 millones de pesos, explicó a Cadena 3 los pormenores de cómo el empresario forjó su fortuna a costa de otros.

"Represento a más de 30 trabajadores, tengo varios gerentes, el director de capacitación, jefe de ventas, muchos vendedores y personal administrativo", contó.

En cuanto a cómo logró consolidar su empresa indicó: "Este es el famoso y archiconocido esquema Ponzi, pero altamente sofisticado porque estaba anclado en dos bases sólidas, una el marketing personal del señor Blaksley y la otra en una perversa fidelización de sus empleados".

Respecto a este último punto detalló: "Los empleados se llevaban altas comisiones porque por cada inversor que se conseguía se llevaban entre un 8 y un 10% de lo invertido, y por otra parte estaban los viajes millonarios y exóticos que organizaba para sus vendedores estrellas y todos se desesperaban por ser el mejor vendedor".

Espinosa Paz recordó que "todos los vendedores tienen denuncias penales por parte de los inversores", pero  también señaló que "cuando iban a cobrar las comisiones que eran altísimas, los convencían para que también invirtieran".

"El escándalo estalló tras una denuncia de la Procelac que recayó primero ante la jueza Arroyo Salgado y que luego ante Servini de Cubría, pero recién con una denuncia de una página web conocida pasa la corrida importante y los inversores quieren sacar la plata todos juntos", explicó.

"Los vendedores ponen una luz de alerta y tratan de que todos sus inversores empiecen a rescatar el dinero y es donde empiezan las primeras investigaciones laborales que no estaban registrados y no se les pagaba las comisiones", agregó.

Si bien Espinosa Paz no representa a las víctimas de la estafa, dijo que "la cifra que está apareciendo son de aquellos pocos aportantes que han denunciado y a eso lo tenés que multiplicar por 4 o 5". "Mucha gente no quiso pagar el impuesto al blanqueo porque el 97% de la plata era en negro y se sospecha que acá también hay dinero mal habido y procedente de acciones ilícitas", apuntó.

En cuanto a los damnificados, el abogado cordobés Federico Pizzicari representa a 22 personas que confiaron en Hope Funds, por 600 mil dólares y más de 2 millones de pesos entre todos. "Le dieron esa plata a esta gente para invertir y jamás recuperaron nada. Se hicieron las denuncias correspondientes y hoy se pusieron contentos de que finalmente fue detenido el presidente y fundador, Enrique Blaksley", indicó.



Cadena3

Publicar un comentario


 
Top