GuidePedia

Unos 217 turistas y 7 tripulantes fallecieron hoy al estrellarse el avión comercial ruso en el que viajaban y las autoridades ya recuperaron la caja negra para determinar las razones del siniestro que, en un principio, se debió a una falla mecánica en al menos uno de los motores. (Foto Archivo)

El aparato, un Airbus A-321, se estrelló al sur de la ciudad egipcia de Al Arish, capital de la provincia del Norte de Sinaí, a los 23 minutos de despegar de Sharm el Sheij, el destino favorito de los turistas rusos en ese país, con destino a San Petesburgo.

El avión pertenecía a la compañía rusa MetroJet (Kogalymavia en ruso), fundada en 1993 y con base en el aeropuerto moscovita de Domodédovo, que realiza habitualmente vuelos chárter, indicó la agencia EFE.

Los equipos de rescate ya recuperaron la caja negra y las primeras hipótesis apuntan a problemas con los motores del aparato ya que, según informó la agencia oficial RIA Nóvosti, los tripulantes del avión llevaban varias semanas quejándose de problemas en su funcionamiento.

Sin embargo, el presidente del organismo responsable de los aeropuertos egipcios, Adel Mahgub, aseguró a la agencia de noticias oficial Mena que el avión fue sometido a una inspección antes de que partiera y que estaba en "buen estado" para volar.

En medio de la conmoción por la noticia, el grupo yihadista Estado Islámico afirmó que fue un atentado y reivindicó su autoría en un comunicado publicado en redes sociales, pero esta posibilidad fue descartada por Rusia.

El ministro de Transporte de ese país, Maxim Sokolov, dijo que "no puede considerarse verídica" la información, a la que calificó como "una fantasía".

"Según los datos de que se dispone actualmente, basados en nuestros contactos de trabajo con la parte egipcia, la información de que el avión fue derribado no se puede considerar verídica", reafirmó.

También fue contradictoria la información sobre posibles sobrevivientes, porque los primeros equipos de rescate que llegaron dijeron que escucharon voces de pasajeros atrapados en el interior del avión siniestrado, pero el portavoz de la embajada de Rusia en Egipto, Anton Shcherba, luego fue determinante al asegurar que "no hay informaciones sobre la existencia de supervivientes".

El Gobierno egipcio informó en un comunicado de que, de los 217 turistas que viajaban a bordo del avión, 214 eran de Rusia y 3 de Ucrania, y que entre ellos había 132 mujeres, 62 hombres y 17 niños.

Asimismo, anunció que cuerpos de los pasajeros del avión siniestrado están siendo trasladados a El Cairo, a la morgue de Zeinhum, la principal de la capital egipcia.

Un equipo médico egipcio etiquetó a los cuerpos con números para empezar a tomar las muestras necesarias y facilitar la identificación de los mismos, detalló la nota.

Según indicó RIA Nóvosti, el avión con destino a San Petesburgo perdió altura de manera brusca y poco después de despegar el piloto habría pedido a la torre de control permiso para realizar un aterrizaje de emergencia en El Cairo.

La agencia explicó que el Airbus había sido fabricado en 1997 y acumulaba unas 56.000 horas de vuelo en casi 21.000 viajes.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ya pidió que se conforme una comisión especial para investigar lo sucedido y el ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Sameh Shukri, aseguró que las autoridades egipcias están comprometidas a esclarecer todos los detalles del siniestro en "total cooperación y coordinación" con la parte rusa.

Putin, que expresó hoy condolencias a las víctimas de la catástrofe aérea y decretó duelo para mañana, ordenó el envío de un avión de emergencia para colaborar en las labores de rescate en la península egipcia del Sinaí.

En tanto, varios líderes mundiales como la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron, dejaron atrás sus diferencias con Putin y brindaron hoy sus condolencias a Rusia, además de ofrecer asistencia.

Télam

Espacio Publicitario






 
Top