GuidePedia

El juez de control, Fernando Gabriel Rivarola, condenó a Juan Carlos Salas a 10 meses de prisión en suspenso como autor de los delitos de amenazas simples y lesiones leves, agravadas por la relación de pareja.

Esta fue la última sentencia del año dictada en el Centro Judicial de Santa Rosa y se resolvió a través de un juicio abreviado elevado en forma conjunta por la fiscala Leticia Pordomingo, el defensor Pablo De Biasi y el propio imputado –un empleado rural de 55 años que se domicilia en la ciudad bonaerense de Lobos–, quien admitió la autoría de los hechos y aceptó la sanción impuesta.

El juez también le impuso a Salas el cumplimiento de reglas de conducta por dos años, a saber: fijar domicilio, del que no podrá ausentarse sin consentimiento o autorización de la justicia; someterse al cuidado del Patronato de Liberados, con la frecuencia que éste determine; abstenerse de realizar actos de intimidación y/o perturbación respecto a la víctima; y realizar un tratamiento terapéutico.

Así, durante la investigación, quedó probado que el 15 de marzo pasado, Salas "agredió físicamente a su pareja con un rebenque de cuero en la espalda y le propinó golpes de puño en el cuerpo, ocasionándole lesiones, mientras le refería que la iba a matar".

El hecho ocurrió en un campo ubicado en la ruta nacional 35, en presencia de un hijo menor del agresor.

Rivarola explicó en el fallo: "Con las evidencias recopiladas por el Ministerio Público Fiscal se acreditó que Salas agredió físicamente a su pareja, tal cual surge del certificado médico obrante en la presente causa, y luego de agredirla la amenazó de muerte".

Y agregó que el imputado, con su accionar, "vulneró la figura penal del delito de lesiones, ya que produjo un daño en su salud –tal fuera constatado por el médico forense– y luego la amedrentó causándole un temor a futuro, a tal punto que se retiró del hogar que ambos compartían".
 
 
iTextual

Espacio Publicitario






 
Top