GuidePedia

Foto: Cadena3
 
Geoffrey Cardozo colaboró además con la posterior identificación de los argentinos caídos en Malvinas. "Eran chicos 'huérfanos', y ahora ya no lo son. Tienen su familia”, dijo.


Geoffrey Cardozo, coronel británico encargado de construir el cementerio en las Islas Malvinas para los soldados argentinos caídos en la guerra y colaborador en el trabajo de identificación –que se llevó a cabo este año–, reveló que se enfrentó ante una situación "muy lamentable" al ver soldados que no tenían su nombre.

“Eran soldados muy jóvenes y no tenían chapas de identificación. Era una situación muy lamentable”, relató en diálogo con Cadena 3.

Cardozo volvió a Malvinas para colaborar con la Cruz Roja Internacional como consejero en el Plan Proyecto Humanitario para la identificación de los cuerpos. Tras la toma de muestras, 88 soldados caídos pudieron recobrar su identidad el 1º de diciembre.

“Cuando finalizó la guerra me dije: Tengo que hacer todo lo que pueda para identificar los cuerpos y que los soldados tengan dignidad”, narró.

“Ellos me han dado un apoyo moral para hacer este trabajo. Eran chicos 'huérfanos', y ahora ya no lo son. Tienen su familia”, agregó.

De los 649 soldados argentinos caídos en la guerra, 237 fueron enterrados en el cementerio de Darwin bajo la supervisión de Cardozo. Pero 121 tumbas permanecieron sin nombre con la marca “Soldado argentino sólo conocido por Dios”, hasta hace unas semanas.

“Me llamaban por la radio avisándome que habían encontrado cuerpos y cuando me subí a un helicóptero para ver el primer cuerpo encontrado, me di cuenta que sería un problema enorme. Ahí dije: Este será mi problema”, recordó.

Luego de la exitosa labor, Cardozo solicitó viajar a distintas provincias y conocer a los familiares de algunos de los soldados identificados. “Fue una experiencia maravillosa”, resaltó.

Cadena3
 
Top