GuidePedia

Foto: WEB
El ex vicepresidente estuvo detenido 63 días. Fue en el marco de la causa por rendición de viáticos truchos. "Es muy duro perder la libertad", señaló antes de volver a su casa.



Tras permanecer 63 días detenido, el ex vicepresidente Amado Boudou finalmente quedó en libertad anoche, luego de que la Cámara Federal avalara su excarcelación en la segunda causa por la que mantenía prisión preventiva en el penal de Ezeiza.

"Es un sistema que está dando vuelta lo que es la presunción de inocencia. Tiene más que ver con el escarnio que con la Justicia. El Poder Judicial está haciendo un abuso", sostuvo al quedar libre.

Se trata de una investigación por la rendición irregular de viáticos cuando era ministro de Economía, en la que fue ratificado su procesamiento por el delito de peculado: la prisión preventiva en esta causa se había sumado a la que había recibido poco antes, el 3 de noviembre pasado, en un expediente por presunto enriquecimiento ilícito.
Boudou abandonó el Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza a las 21 y fue trasladado hasta la sede de la Policía Federal de General Paz y Madariaga, en Villa Lugano, a donde arribó media hora más tarde.

Al llegar al edificio, el ex titular del Senado recuperó formalmente su libertad a las 21,44 a oscuras: un corte de luz afectó el suministro eléctrico en la zona y sólo había iluminación de emergencia.

Allí se encontró con su abogado, Eduardo Durañona, quien ofició de chofer.

Al salir del predio de la Policía Federal, Boudou descendió del auto y brindó declaraciones periodísticas: "No quiero ocuparme de mí, sino de las compañeras y los compañeros que están detenidos con prisión preventiva o que son perseguidos. Es un sistema que está dando vuelta lo que es la presunción de inocencia. Tiene más que ver con el escarnio que con la Justicia. El Poder Judicial está haciendo un abuso".

Rodeado de militantes que lo fueron a recibir tras màs de dos meses detenido, el dirigente opositor advirtió que se trata de "una situación grave".

"He pasado estos días con mucha tranquilidad, mucha fe, convencido de lo que fueron los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Eso te da mucha fortaleza. Es muy duro perder la libertad, para los familiares y las personas que se acercan a acompañar. Son condiciones muy duras. Estuvimos en un penal federal sin ningún privilegio. No nos trataron con simpatía, pero fue un trato respetuoso", señaló.

Y agregó: "No importa la responsabilidad, no importan mis 70 días, sino lo que está en juego para el país. En estos días también estuvo presa la ley de movilidad de los jubilados".

Al hablar de los mellizos León y Simón que espera con su pareja, la ex diputada mexicana Mónica García de la Fuente, Boudou se emocionó y lagrimeó: "Quiero ver a mi mujer, que fue realmente muy importante. Quiero ver como están León y Simón".

Consultado sobre si va a regresar a la actividad política, subrayó: "Nunca me fui. No puedo regresar a donde nunca me fui".

Luego, saludó a un grupo de militantes que lo fueron a recibir, se sacó fotos y hasta tomó mate.

Tras ese contacto con la prensa y con los militantes, Boudou se fue directo al domicilio que comparte con García de la Fuente en el barrio porteño de Barracas.

Se trata de un departamento un moderno complejo de departamentos montado sobre la exfábrica textil Piccaluga en la calle José Aarón Salmún Feijóo al 700, en el barrio porteño de Barracas.




Cadena3

Espacio Publicitario




 
Top