GuidePedia

Foto: WEB
El vigente campeón de la NBA le puso los puntos esta noche a los Rockets al vencerlo como local en Oakland por 41 puntos de diferencia, 126 a 85, para ponerse al frente en la serie final de la Conferencia Oeste.


Los Rockets ganaron su primer partido como anfitriones para perder el segundo en la misma condición, cuando ya empezaron a padecer el poderío de los Warriors.


PUBLICIDAD

Y esa superioridad del campeón se tradujo en dos elementos esenciales: el primero fue el goleo de sus dos estrellas, Stephen Curry y Kevin Durant, que se lo reparten de un partido a otro tanto como su protagonismo y su incidencia en el juego.

Esta vez fue Curry el que más sacudió las redes para transformarse, con sus 35 puntos, en el máximo anotador del partido, mientras que Durant sumó la nada despreciable cantidad de 25. O esa que entre ambos convirtieron casi la mitad de los tantos de su equipo.

Y el otro elemento valorable fue que los locales lograron bajarle el goleo a ese temible goleador que es el base de los Rockets, el barbado James Harden, que llegó a los 20 puntos como máximo anotador de su equipo.

En esos factores se apoyó la contundente victoria de Golden State, que hace presagiar, aunque esta es una definición al mejor de siete enfrentamientos, que los Warriors se encaminan hacia la cuarta final consecutiva.

Diario Jornada

Espacio Publicitario




 
Top