GuidePedia

Foto Ilustrativa

Un Boeing 737 de la aerolínea low cost Transalvia que salió desde el aeropuerto de Gran Canaria rumbo a Ámsterdam tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia debido al fuerte olor de un pasajero. El fuerte hedor del hombre le provocó náuseas al resto de los presentes, que comenzaron a desmayarse y vomitar poco después del despegue del avión.  
 
Según explica el diario El Mundo, el insólito episodio se produjo luego queun pasajero abordara el avión, y aunque la tripulación advirtió el olor del hombre y decidió ubicarlo en el último asiento, la situación se volvió insostenible. "La gente vomitaba, cayó enferma. El hedor era gigantesco. El hombre olía fatal. Desde que llegó al pasillo, la gente comenzó a gritar y se puso a buscar pañuelos para tapar las nariz", contó uno de los pasajeros.

PUBLICIDAD


"Los pasajeros de las últimas seis filas huyeron hacia la parte de delante. La tripulación tiró perfume para rociar el avión, pero el horrible olor no desaparecía", explicó el holandés Piet Van Haut a los medios, y agregó: "Escuché a alguien decir que el hedor era peor que el de un cadáver que se había estado descomponiendo durante un mes. Era una situación insostenible".

El fuerte hedor del hombre le provocó náuseas al resto de los presentes, que comenzaron a desmayarse y vomitar poco después del despegue del avión en el aeropuerto de Schiphol, en los Países Bajos. Testigos aseguraron que el sujeto “apestaba como si no se hubiera bañado durante semanas”.

Según informes, debido al olor tan fuerte, la tripulación decidió dejar de servir bebidas y alimentos. Además, inicialmente intentó poner al hombre “en cuarentena” en un baño del avión, pero luego los pilotos se vieron obligados a desviar el vuelo “por razones médicas”.

Uno de los pasajeros a bordo del avión describió el hedor del hombre como “insoportable”. Y afirmó: “Fue como si no se hubiera lavado durante varias semanas. Varios pasajeros se enfermaron y tuvieron que vomitar”. El sujeto llegó escoltado desde el avión al micro por personal médico.

Se desconocen las razones de porqué el hombre olía tan mal o si padecía algún problema de salud. El pasajero con mal olor fue llevado en una ambulancia, mientras que el resto retomó el viaje con tres horas de retraso.

Esta no es la primera vez que la compañía aérea sufre este tipo de trastornos con un pasajero durante un vuelo.

En febrero, un avión de la misma compañía, que iba de Dubai a Ámsterdam, se vio obligado a hacer un aterrizaje de emergencia después de que un pasajero tuviera un ataque de flatulencias.

 Diario Jornada | El Mundo

Espacio Publicitario




 
Top