GuidePedia


El cadáver de Diego Loza, de 34 años, fue hallado en un departamento de Emilio Zola y Luro. Tiene un tiro en la boca. La policía detuvo a un sospechoso y buscan a otro.


La Policía halló esta madrugada muerto a un empleado municipal, Diego Nicolás Loza, de 34 años, con un tiro en la boca con orificio de salida en la parte superior de la cabeza. La víctima estaba dentro de un departamento de la calle Emilio Zola, en Villa Santillán. Los uniformados detuvieron esta mañana a un sospechoso del homicidio escondido en una obra en construcción en Colonia Escalante. Buscan a otro sospechoso. Se presume que el móvil del crimen sería el robo.

Los investigadores llegaron a los sospechosos a través de imágenes de cámaras de seguridad y por trabajo de inteligencia de Criminalística.
“Uno de los indicios para la detención tuvo que ver con las huellas que se encontraron en el lugar que probaron que el detenido estuvo en el departamento de Loza”, dijo el jefe de la Policía, Roberto Ayala, . “Estamos tratando de averiguar la vinculación entre ambos”, agregó.


PUBLICIDAD







A primeras horas de este martes los policías realizaron un operativo en Colonia Escalante, en Tellez y Circunvalación, para secuestrar elementos vinculados con la investigación y detener a uno de los implicados.

La persona fallecida tiene 34 años. Identificado como Diego Nicolás Loza, era un trabajador municipal. Desde el sábado estaba desaparecido, sus familiares no lo podían ubicar, y el lunes faltó al trabajo. Eso hizo que presentaran una denuncia.

Ayala señaló que el cuerpo fue encontrado esta madrugada. “Junto con la familia y amigos, ingresaron a través de los techos y las ventanas y encontraron el cadáver, con indicios de un evidente homicidio” agregó.

“Se encontró el cadáver, en un balcón, debajo de una parrilla”, dijo Ayala. “Se encontraba tapado por mantas”, dijo.

Este martes por la mañana se le practia la autopsia al cuerpo, para determinar científicamente las causas de la muerte. Pero todo indica que tiene un disparo en la boca, que le salió por la parte superior de la cabeza.

Los dos sospechosos son santarroseños. Según los vecinos, el sujeto detenido vivía en la obra en construcción y "es un pibe marginal, de la calle", de entre 24 y 26 años.

Los autores del crimen habrían entrado por los techos de un galpón, ya que el departamento estaba cerrado. Habrían sorprendido a Loza.



El Diario LP | iTextual

Espacio Publicitario




 
Top