GuidePedia

Foto WEB
Se rompió el bloque de gobernadores del PJ, en medio de las negociaciones con la Casa Rosada por el ajuste del Presupuesto 2019 de 300 mil millones de pesos, la eliminación del Fondo Federal Solidario (Fofeso) y una nueva avanzada para recortar más impuestos.  

“Se quebró la relación y se rompió la liga de gobernadores”, dijo este miércoles un funcionario de Hacienda al medio local iTextual. “Ya venía mal por la eliminación del fondo sojero y la gota que colmó el vaso fue la decisión de Nación de manotear una parte del IVA que viene a las provincias. Una parte de los gobernadores aceptaría, pero Verna y otros mandatarios, no”, agregó.

El pampeano se ubica entre los gobernadores que no está dispuesto a aceptar las condiciones de Casa Rosada. 

De hecho, ordenó avanzar en el Congreso con una iniciativa para voltear el decreto de Mauricio Macri que eliminó, de un plumazo, con el fondo sojero. 

Hoy, por lo pronto, allí desfilaron media docena de intendentes para contar a los legisladores cómo afecta la eliminación del dinero sojero a las obras que se hacen en los pueblos.

PUBLICIDAD



Junto a Verna se encuentran Juan Manzur (Tucumán), Rosana Bertone (Tierra del Fuego) y Gildo Insfrán (Formosa). 

Los cuatro jefes provinciales fueron los únicos que la semana pasada participaron de la reunión en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) por la eliminación del fondo sojero. 

El resto de los gobernadores peronistas (además de los referentes parlamentarios) pegó el faltazo, en lo que fue leído como un claro gesto a la Rosada.

Los que está dispuesto a cerrar el acuerdo son Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta), Sergio Uñac (San Juan) y Domingo Peppo (Chaco). 

A ellos se suman Omar Gutiérrez (Neuquén) y Alberto Weretilneck (Río Negro), de partidos provinciales pero que forman parte de la negociación colectiva. 

En tanto, la santacruceña Alicia Kirchner y el puntano Adolfo Rodríguez Saá no participaron de las negociaciones, pero son cercanos al grupo de los cuatro.

La idea de Verna y compañía es plantear una serie de medidas para reducir el déficit de la balanza comercial y mejorar la recaudación de las arcas nacionales, sin necesidad de afectar tanto las cuentas de las provincias. 

Entre las medidas tendientes a mejorar la recaudación mencionan la suspensión de la reducción de retenciones a las exportaciones de soja y maíz, la restitución de las retenciones a la minería y la suspensión de la rebaja del impuesto a las ganancias.

Además, desde esas provincias insisten en plantear la suspensión del pacto fiscal, particularmente en lo que hace a la reducción de Ingresos Brutos a la que se comprometieron los gobernadores, lo que les permitiría mejorar sus recaudaciones.

Desde ese grupo indicaron a la Política Online que la propuesta de ajuste elaborada por Nación contempla una reducción de cerca de 89 mil millones en gastos sociales (reducción de prestaciones, eliminación de diferenciales por zona, congelamiento de la AUH, entre otras); de 18 mil millones en subsidios al transporte y energía (como el subsidio al gas en la Patagonia); de 52 mil millones vía reducción del déficit en las empresas públicas y congelamiento de la planta; y de unos 83 mil millones en obra pública.

“Muchas de estas medidas implican que las provincias deban hacerse cargo de afrontar gastos que actualmente cubre Nación, como por ejemplo la compra de vacunas”, se quejan. A esto se suma la pérdida de ingresos por el acuerdo fiscal, la caída del Fondo Sojero y -según denuncian- el freno de fondos para obra pública.

Por otro lado, en las últimas horas trascendió una “contrapropuesta” del bloque de gobernadores que consistiría en aceptar que el ajuste de los 100 mil millones afecte a los subsidios al transporte (50 mil millones que afectarían principalmente a CABA y PBA); eliminación del fondo sojero (26 mil millones); suspensión de los giros de ATN (14 mil millones); y congelamiento del Fondo de Incentivo Docente (12 mil millones).

iTextual | LaPoliticaOnLine

Espacio Publicitario




 
Top