GuidePedia

Foto: WEB
Nole se impuso por 6-3 y 7-6 (4) y 6-3. El tandilense batalló pero se encontró ante un serbio estupendo, en el estadio principal de Flushing Meadows, en Nueva York. El europeo además le arrebató el tercer puesto de la ATP e igualando al legendario Pete Sampras con 14 títulos de Grand Slam.

El serbio, en su octava final en las pistas duras de Flushing Meadows, se coronaba en Nueva York al derrotar al tandilense en tres horas y 16 minutos de juego.

Nole demostró una vez más que su lesión en el codo, que lo apartó del circuito durante varios meses, quedó en el pasado al levantar otro Grand Slam, el segundo del año después de Wimbledon, y situándose en la tercera posición de la clasificación en detrimento de Del Potro, que es ahora cuarto.

Djokovic también a Sampras en torneos mayores y se quedó a tres del español Rafael Nadal (17) y a seis del suizo Roger Federer (20), que lideran la clasificación histórica.

Delpo, de vuelta a la final nueve años después de alzarse con el trofeo en Nueva York, presentó batalla y, aunque se quedó a las puertas, dejó claro de nuevo que sus problemas en las muñecas son historia y que está listo para optar a todos los títulos tras ganar en marzo en Indian Wells su primer Masters 1000.

Los antecedentes no eran favorables para Del Potro, que había perdido 14 de los 18 enfrentamientos ante su oponente. Hoy sumó su decimoquinto en 19.

PUBLICIDAD




Demasiados errores

Del Potro, con sus amigos animando y la actriz Meryl Streep disfrutando de sus puntos, arrancó bien, decisivo con su saque y cómodo con el resto pero, en el octavo juego (4-3), bajó sus defensas y Djokovic no perdonó: del 40-0 al 40-40 en un momento para, unos compases después, quebrarle el servicio y sumar a continuación el set por 6-3.

Una serie de errores no forzados, unido al acierto de su contrincante, lo ponían una manga por detrás.

El argentino brillaba con su saque, sirviendo regularmente por encima de los 210 km/h, pero Djokovic dominaba con el resto y dejaba varios golpes solo al alcance unos pocos.

Así, mientras uno iba creciendo en el encuentro, en el otro aparecían las primeras dudas. Encontraba los espacios pero no era capaz de aprovecharlos. Djokovic se multiplicaba en la pista y el albiceleste no era capaz de seguirlo, cediendo su servicio en el tercer juego (1-2).

Sin embargo, con el apoyo de todo el Arthur Ashe, en el sexto "game" logró la gesta en su segunda bola de "break" para poner el 3-3, estallar de júbilo y llenarse de confianza para el resto del set.

En el octavo, Del Potro gozó de tres bolas de quiebre en un juego que rozó los 21 minutos. De 40-ventaja a 40-40 y ventaja- 40 una y otra vez para la felicidad generalizada de los miles de aficionados que festejaban con el espectáculo. Pero Djokovic, una vez más, volvió a imponerse en un momento decisivo, ganó su saque y, en el tie break, aprovechó los errores de su rival para cerrar la manga en cerca de una hora y media y acariciar el título.

El albiceleste buscaba aire, exhausto. El serbio estaba a punto de igualar a Federer como los únicos jugadores en haber ganado Wimbledon y el US Open tres veces el mismo año (2011, 2015 y 2018).

Y así, a pesar de recuperar un quiebre en la tercera manga, volvió a errar en el octavo juego con su servicio (5-3) para que, poco después, Djokovic se coronara en Nueva York por tercera vez.

47 errores no forzados frente a un rival como el serbio sentenciaron a Del Potro, que se marchó entre lágrimas de su "torneo favorito" luego de dos semanas que sin embargo certificaron su regreso entre los mejores del circuito.

PUBLICIDAD




Del Potro se mostró abatido

Reconoció estar "muy triste por ser un perdedor hoy"."He estado llorando hasta ahora (en conferencia de prensa).

Estoy muy triste por ser un perdedor hoy. Pero Novak se merecía tener el trofeo. Jugó un gran partido, un partido muy inteligente", apuntó frente a los medios de comunicación tras sucumbir en tres sets de 3-6, 6-7 (4/7), 3-6.

"Creo que hice un gran torneo pero es duro perder para mí. Estoy realmente triste por haber perdido la final de este campeonato porque le puse tanta pasión a la final intentando ganar el título... Ahora es el momento de tomarme un descanso, de ver cómo se siente mi cuerpo de cara al futuro y estar listo para el siguiente", añadió.

El de Tandil tuvo sus opciones en el segundo set pero acabó cediendo en el tie break. En el tercero también gozó de oportunidades de quiebre pero Djokovic brilló con luz propia, sumando su segundo Grand Slam de la temporada tras Wimbledon e igualando al estadounidense Pete Sampras con 14 en el tercer puesto de la clasificación histórica.

El suizo Roger Federer, con 20, y el español Rafael Nadal, con 17, lideran la tabla.

"Tuve mis oportunidades en el segundo y el tercer set. Pero estaba jugando al límite todo el tiempo, buscando golpes ganadores con mi derecha y con mi revés pero no pude conseguirlos porque Novak estaba ahí todo el tiempo. Es un gran campeón. Estoy muy contento por él", explicó.

"Me encuentro bien. Mi muñeca está respondiendo bien a pesar de haber jugado tantos partidos en las últimas dos semanas. Me siento bien con mi revés a dos manos también. Voy a seguir jugando al tenis unos cuantos años más. No sé cuándo será el último torneo de mi carrera pero estoy emocionado por poder seguir sorprendiéndome a mí mismo haciendo cosas como esta.

Estoy muy motivado por seguir intentando ganar estos títulos", señaló.

PUBLICIDAD




Un ejemplo

Del Potro demostró el afecto que le tienen los suyos, siendo el favorito del público y llenando la Arthur Ashe de camisetas albicelestes. A pesar de ello, el argentino se mostró humilde.

"Argentina tiene grandes ídolos en fútbol y en diferentes deportes. Yo solo hago mi trabajo, intento ser un ejemplo para los niños, enseñarles que deben esforzarse para lograr sus objetivos en la vida", declaró con lágrimas en los ojos.

En una era en la que Nadal, Federer y Djokovic suman entre los tres 51 Grand Slams, Delpo no lamenta sin embargo haber compartido generación con ellos y afirma haber aprendido mucho jugando a su lado.

"Sí claro, es un gran desafío quitarles estos torneos a ellos. Pero también creo que nos sentimos orgullosos de estar cerca de estas leyendas. Me he pasado toda mi carrera aprendiendo de Novak, de Roger (Federer) y de Rafa (Nadal), viéndoles ganar estos campeonatos a menudo. Es increíble. No estoy triste por no haber podido ganar más Grand Slams por ellos. Soy simplemente uno más de los afortunados que han podido compartir una era con ellos y eso es increíble", sentenció

Diario Jornada

Espacio Publicitario




 
Top