GuidePedia

Foto: WEB
El rionegrino Mario Toconás anotó que había tornillos flojos y faltantes, daños en la defensa del periscopio y cables sueltos. "Se habían acostumbrado a algo que estaba mal", dijo el hermano.



El tripulante rionegrino del ARA San Juan, Mario Toconás, advirtió en su libreta las fallas del submarino antes de emprender el último viaje.

Su esposa fue quien recordó que, antes de partir, su marido había descargado las fotos de la libreta en la computadora para dejar libre la memoria del celular.



PUBLICIDAD





El material -que registra tornillos flojos y faltantes, ausencia de equipos de seguridad, daños en la defensa del periscopio, cables y pasadores de puertas sueltos, entre otras anomalías del viaje de julio de 2017- es material de prueba en la Justicia, según publica el medio Río Negro.

“Desde chico Mario anotaba todo. Se acostumbró cuando cuidaba a mamá, que tenia cáncer. Él llevaba una libreta con un parte diario para los médicos. Eso le quedó. Lo mismo hacía con su actividad a bordo del ARA San Juan”, contó el hermano del tripulante.



PUBLICIDAD








“Mario se ocupaba de todo lo que tenía que ver con las armas y torpedos. Pero él siempre decía que ellos tenían que saber de todo un poco, de distintas áreas como mantenimiento, electricidad, etc. Y en las páginas de su libreta se ve que detallaba todo”, agregó, para luego lamentar que los navegantes “se habían acostumbrado a algo que estaba mal”.


Cadena3

Espacio Publicitario




 
Top