GuidePedia



Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de la Nación, destacó el trabajo de la Policía Federal que detuvo a dos personas en Catriló, cuando transportaban 200 kilos de marihuana en un taxi.

La maniobra fue detectada por la Policía Federal, que contó con la asistencia del perro antinarcóticos Rocko.

En la madrugada del sábado, los policías observaron dos vehículos que transitaban a la par y realizaban maniobras para evitar el dispositivo de control. “Siguiendo las instrucciones del Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, dieron la voz de alto a los conductores, uno de ellos ploteado como un taxi. Evidentemente nerviosos, se contradijeron en más de una ocasión. Luego fue Rocko, un perro antinarcóticos especialmente entrenado por la Policía Federal para estas circunstancias, el que alertó sobre los más de 200 kilos de marihuana que estaban acondicionados en los compartimentos de uno de los rodados”, informó la fuerza.

PUBLICIDAD




Bullrich destacó el trabajo. “A lo largo y a lo ancho del país trabajamos para que la droga no llegue a los barrios. Para eso hemos multiplicado la presencia de las fuerzas federales en los principales corredores, cooperando con las policías provinciales en un objetivo común: llevarles tranquilidad a los argentinos”, afirmó la ministra.

La llamada operación “Taxi Driver” fue desarrollada por personal de la delegación Santa Rosa de la Policía Federal -institución que comanda Néstor Roncaglia- en el marco del programa “Argentina Sin Narcotráfico”.

Los conductores aseguraron haber salido desde la Ciudad de Buenos Aires con destino a Neuquén. Las contradicciones y los síntomas de nerviosismo se agudizaron cuando observaron a Rocko, un perro golden que se especializa en la búsqueda de estupefacientes.

Rocko alertó inmediatamente sobre la presencia de sustancias ilegales en el baúl, los pisos y los laterales de las puertas del taxi. Fue entonces cuando uno de los imputados se quebró y confesó que estaban transportando droga, aunque intentó deslindar toda la responsabilidad en la otra persona involucrada.

Una vez en la sede de la unidad, los uniformados retiraron los 229 paquetes tipo “ladrillo” que habían acondicionado en el vehículo. Fueron en total 200,958 kilos.

iTextual

Espacio Publicitario




 
Top