GuidePedia


El subsecretario de Ingresos Públicos, Alejandro Vicente, reveló que se produjo una caída del ocho por ciento de la recaudación fiscal en la Provincia a partir de octubre, situación que atribuyó al impacto de la recesión promovida por las políticas de ajuste del Gobierno nacional. “El comercio terminó con números feos”, alertó.


Recordó que hasta octubre, cuando empezaron a notar la recesión, venían con números que superaban la tasa de inflación y a partir de entonces se inició la caída recaudatoria. Dijo que se refleja una caída de la actividad económica que impacta en la provincia a nivel de empleo y en términos fiscales. “Vamos a tener un enero y un febrero complicados, como así también todo el primer semestre, hasta que la economía comience a estabilizarse y se reactiven algunas ramas, sobre todo aquellas vinculadas a rubros exportadores”. 

“El comercio terminó con números feos que afectaron la recaudación. Sufrimos una caída de magnitud en los últimos dos meses de 2018, pero sobre todo en diciembre”, advirtió. 

No obstante, el funcionario valoró las medidas de fiscalización y el comportamiento de los contribuyentes para no tener que lamentar un “empeoramiento generalizado” en el cumplimiento del pago de los impuestos rurales y urbanos. “Venimos aumentando por debajo de la inflación el (impuesto) inmobiliario, el urbano y el vehicular. Incluso hasta octubre estábamos en mejores niveles de cumplimiento históricos”, declaró. 

Consultado en Noticiero 3, resaltó que también les “ayudó muchísimo el sistema de guías” que tienden a mejorar el cumplimiento en el ámbito rural, donde el Gobierno concentró la presión sobre los grandes deudores.

“Esperamos continuar reforzando el control en las cadenas de valor, como en el caso del sector minero que tendrá operativo plenamente el sistema de guías que inició el año pasado. Además pensamos lanzar el sistema de guías de fiscalización de carnes para tener un seguimiento que nos permita limitar el ingreso informal del producto desde otras provincias, como nos sucede ahora con Buenos Aires”, puntualizó. 

Consideró que esa medida les permitirá aumentar la recaudación en el sector. Reveló que desde Buenos Aires sale la carne facturada a personas que en realidad no venden carne y así colocan el producto fuera de esa provincia, ahorrándose una fuerte carga impositiva. “La maniobra consiste en fingir una venta al interior de la provincia y en realidad están exportando carne hacia otras provincias. Lo que estamos tratando de hacer es proteger nuestra industria frigorífica para que pueda competir de igual a igual sabiendo que tiene que faenar en condiciones de sanidad mucho más exigentes que en la provincia de Buenos Aires”, concluyó.

Espacio Publicitario





 
Top