GuidePedia

Foto Ilustrat.: DiarioUNO

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia condenó a María de los Ángeles Acosta y a Rodolfo Mauricio Barrionuevo a 12 años de prisión por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual. 

Esta información es la punta de un iceberg, oscuro, terrible. Esta pareja de delincuentes no sólo prostituyó a su hija de 12 años sino que engañó a dos amiguitas de ella, ambas de 14, llevándolas drogadas desde Chubut a Buenos Aires.

PUBLICIDAD





El aberrante hecho ocurrió en agosto de 2016, cuando María de los Ángeles Acosta, de Trelew, invitó a dos nenas de 14 años, vecinas suyas y amigas de su hija de 12, a conocer Buenos Aires durante las vacaciones de invierno.

Acosta engañó a las madres de las niñas diciendo que las llevaría a "pasar el día a Puerto Madryn", y se las llevó a dedo en un largo viaje hasta la localidad bonaerense de Florencio Varela, donde llegaron en un camión. Ahí las esperaba la pareja de Acosta, Rodolfo Barrionuevo.

Según testigos, las menores de edad se mostraban como perdidas, seguramente por causa de las drogas que les suministraron para poder raptarlas.

Luego mantuvieron encerradas a las niñas en una casa de Villa La Carolina de Florencio Varela, y todos los días eran llevadas a un hotel, cerca de Plaza Miserere, para prostituirlas bajo serias amenazas, hasta con 10 hombres por jornada, según informó el diario Crónica.

PUBLICIDAD





La mamá de una de las jóvenes al ver que al otro día no aparecía su hija, que sólo había llevado un mínimo dinero para el pasaje de Trelew a Madryn y una muda de ropa, radicó la denuncia en la comisaría Segunda de Trelew.

En sus declaraciones en cámara Gesell las nenas contaron que Barrionuevo les decía cosas como "más vale que hagan plata para pagar el alquiler por semana, que hay que pagar $600, sino no sé cómo se van a ir ni cómo van a pagar la SUBE".

La policía bonaerense allanó la casa de Villa La Carolina en la madrugada del 25 de agosto de 2016, en un operativo autorizado por el Juzgado Federal de Rawson. El lugar era una casilla de madera, piso de cemento y techo de chapa de la calle 1134, y allí estaban a las tres chicas con Acosta y Barrionuevo.

PUBLICIDAD





Hace unos días, María y Mauricio fueron condenados a 12 años de prisión por ser coautores del delito de trata de personas con fines de explotación sexual, agravado por mediar amenazas, por el número de víctimas, su situación de vulnerabilidad y por ser menores de edad.

"Les robaron la niñez", dijo la tía de una de las nenas durante el juicio. Las tres, ninguna aún en su mayoría de edad, debieron pasar por asistencias médicas y psicológicas tras el hecho.

Sus familiares dicen que en general no quieren hablar del tema, que aún no lo superan.Una de ellas se mudó a una provincia del norte argentino.

Crónica | DiarioUNO

Espacio Publicitario





 
Top