GuidePedia

Foto: DiarioUNO
La justicia de EE.UU. condenó a Andrew Franklin Kowalczyk, de 44 años, a 270 años de prisión por encontrarlo culpable del delito de abuso sexual repetido, la explotación y tortura de tres jóvenes hermanas cuando éstas eran niñas.


Después de casi una década de litigios e intentos de obstrucción a la justicia, un tribunal de Portland (Oregón) finalmente sentenció al acusado por nueve cargos relacionados con la producción de pornografía infantil.

PUBLICIDAD

La madre de las víctimas era conocido de Kowalczyk desde el 2003. El condenado cuidaba a las menores de entre 8 y 2 años cuando la mujer salía a buscar trabajo. Además, les compraba juguetes, ropa y alimento.

Sin embargo, la relación sufrió un giro inesperado, cuando el hombre fue detenido en el 2007, por infracciones de tránsito. 

Durante su arresto, cuando se le decomisaron sus pertenencias, agentes policiales encontraron en sus dispositivos imágenes en las que Kowalczyk aparecía abusando sexualmente de dos de las niñas. 

En ese momento, la mujer supo de los abusos perpetrados contra sus hijas.


PUBLICIDAD


En 2008, un tribunal federal acusó al hombre de un solo cargo de explotación sexual de menores, pero tras encontrarse nuevas evidencias, en 2012 se le imputaron otros ocho cargos más. 

Desde que fue acusado por primera vez, Kowalczyk cambió de abogado más de una decena de veces y presentó varios recursos, para demorar el inicio de su juicio.

Durante la audiencia de sentencia, una de las víctimas, que ahora tiene 23 años, describió a Kowalczyk como un "monstruo". 

El fiscal federal del distrito de Oregón, Billy Williams, explicó que el procesado empleó "todas las tácticas imaginables para retrasar el enjuiciamiento y privar a sus jóvenes víctimas de la justicia que se merecen", pero "sus intentos de retrasar el castigo por sus terribles crímenes han terminado".


DiarioUNO

Espacio Publicitario





 
Top