GuidePedia

= Foto: WEB = 

Cientos de chilenos, incluso familias con hijos, salieron a manifestarse contra la situación social de Chile, luego de que el Ejército anunciara que a partir de las 22 comenzaba el toque de queda, y pasada esa hora aún las protestas no están sofocadas y en Valparaíso se incendió el diario más antiguo del país.


Las protestas se iniciaron el lunes último a raíz del anuncio de un sustancial aumento en los pasajes del Metro (subte) de Santiago, que se reprodujeron en otras ciudades chilenas y no se detuvieron cuando esta tarde el presidente, Sebastián Piñera, anunció que se suspendía ese incremento.


PUBLICIDAD


En definitiva, lo que ese aumento de los pasajes hizo fue encender la mecha del descontento por las desigualdades sociales, como lo sintetizó un volante que voló por las calles de Santiago: "¡¡¡No es el Metro. Es salud. Es educación. Es pensiones. Es vivienda. Es el sueldo del parlamentario. Es el aumento de la luz. Es el aumento de la bencina (nafta). Es el robo de las Fuerzas Armadas. Es el perdonazo al empresario. Es la dignidad de una sociedad!!!".

El toque de queda, que fue anunciado poco después de que Piñera anunciara la marcha atrás con el aumento del Metro, fue una decisión del Jefe de Defensa Nacional, general Javier Iturriaga.

"He tomado la decisión de decretar la suspensión de libertad de desplazamiento a través de un toque de total en las provincias de Santiago y Chacabuco", dijo el militar en una breve declaración.

La medida comprende "restricción de libertades" y "establece que las personas deben estar en sus hogares y los que necesiten deben pedir salvoconducto" para desplazarse.

"Este documento los faculta para desplazarse y es el que será solicitado por la fuera pública. El control lo hace Carabineros y la PDI (Policía de Investigaciones)", agregó Iturriaga, quien pidió a los medios que difundan la puesta en marcha de la medida, que fue avalada con un comunicado oficial del Ejército de Chile.


PUBLICIDAD


Graves incidentes entre policías, militares y estudiantes

Los disturbios estallaron en varios puntos de Santiago, donde rige desde la víspera el "estado de emergencia" decretado por el gobierno para hacer frente con militares a la extendida protesta social.

La protesta por el aumento en el precio del boleto del subte, que inicialmente consistía en los característicos "cacerolazos" a cargo de familias y estudiantes, se transformó en un brutal enfrentamiento entre encapuchados y las fuerzas de seguridad, integrada ahora por militares y policías.

Debido a la situación, que por el momento no tiene control, fueron suspendidos los servicios de transporte, tanto de subte como de colectivos en todo Santiago.

"Temporalmente se suspenden todas las operaciones de superficie por no contar con condiciones de seguridad para nuestros conductores y usuarios", informó el Sistema de Transporte Público de la capital chilena en su cuenta de Twitter.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, el viernes a la noche decretó el Estado de Emergencia para la Región Metropolitana luego de los disturbios que se produjeron en la capital del país, cuyo balance arroja cientos de detenidos y numerosos heridos entre manifestantes y policías, algunos graves.


PUBLICIDAD


Las protestas por el aumento del boleto del subte anoche en Chile provocaron numerosos incendios, incluso en edificios y un estado de caos en las calles.

Los Carabineros chilenos informaron que por los incidentes 308 personas fueron detenidas; 156 carabineros resultaron lesionados -5 con lesiones graves-; 49 vehículos policiales fueron dañados, 41 estaciones de metro vandalizadas.

Además, según publicó el diario La Tercera, existen 11 denuncias de civiles lesionados, cuyos antecedentes fueron puestos a disposición del Ministerio Público, aseguró el general director Mario Rozas, quien calificó la jornada de "extremadamente violenta".

De todos modos, tanto desde el Ejército como desde la policía aclararon que durante la madrugada no hubo enfrentamientos cara a cara con civiles.

Esta mañana Santiago de Chile amaneció con el decreto de Piñera, que genera, por ejemplo, que se suspendan los cuatro partidos de fútbol programados en la capital por el torneo de primera división.

Y como el Estado de Emergencia se prolongará se analiza que el lunes no haya clases para los chicos, algo que se definía por estas horas.


PUBLICIDAD


Santiago de Chile se encuentra paralizado por las protestas por el alza del precio del pasaje del Metro que se extendieron a lo largo del día de ayer por toda la ciudad con destrozos y actos violentos en las calles, lo que motivó el cierre de todas las líneas del suburbano y dejó a miles de personas sin forma de movilizarse.

En el quinto día de protestas en varias estaciones del Metro, con centenares de jóvenes "colándose" sin pagar, causando destrozos y enfrentándose a la Policía, los disturbios fueron en aumento hasta provocar el caos en varios puntos de la ciudad, entre los desórdenes y la masa de personas que quedó sin locomoción.

Uno de los epicentros de la protesta fue la céntrica Plaza Italia, donde las calles están cerradas al tráfico con barricadas de vallas metálicas y algunas hogueras, una imagen que se reitera en varios puntos de la capital trasandina, con destrozos en el mobiliario externo de las estaciones de metro y enfrentamientos con la Policía.

Diario Jornada

Espacio Publicitario





 
Top