GuidePedia

= Foto: WEB = 

Se pone en práctica esta semana. Lo desarrolló Johns Hopkins University y otra decena de instituciones de primer nivel.



Médicos y científicos de más de 20 instituciones se han unido en las últimas semanas para desplegar una fórmula para poder combatir de forma eficaz el coronavirus en lo que se conoce como Proyecto de Plasma Convaleciente COVID-19.



PUBLICIDAD



El procedimiento será utilizado por primera vez en Nueva York y se espera que tenga tanto éxito como hace más de un siglo cuando la gripe española (1918) se llevó la vida de millones de personas en el mundo y sólo fue detenida con esta fórmula.

Los investigadores de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore iniciaron sus trabajos en que la clave para desacelerar y tratar el coronavirus podría estar oculta en la sangre de aquellos que ya se han recuperado de la enfermedad.

"Ha habido pruebas que muestran cuándo se inyecta a una persona los anticuerpos, que luego estimula y promueve su sistema inmunitario contra esa enfermedad. Es un ensayo para personas que están en estado grave, pero el Departamento de Salud del Estado de Nueva York ha estado trabajando en esto con algunas de las mejores agencias de atención médica locales, y creemos que es prometedor. Vamos a comenzar esta semana", señaló el gobernador Andrew Cuomo, según el sitio Infobae.



PUBLICIDAD



Se planea comenzar a reclutar pacientes que se hayan recuperado completamente de COVID-19 en los próximos días. Ese esfuerzo probablemente comenzaría en New Rochelle, el centro del brote inicial del estado semanas atrás.

Expertos creen que la terapia podría ser la mejor esperanza para combatir el coronavirus hasta que se desarrollen métodos más sofisticadas que podrían durar meses o años.

La Agencia de Alimentos y Droga (FDA, por sus siglas en inglés) informó que la aprobación de este tratamiento será expeditiva y que se está trabajando contrarreloj para "para facilitar el desarrollo y la disponibilidad" del plasma convaleciente.



PUBLICIDAD



"Es una gran noticia. Hace unas semanas, era sólo una idea, y ahora parece que se hará realidad", dijo Arturo Casadevall, un experto en enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, que ha estado pidiendo un uso generalizado de plasma convaleciente.

El método recolecta anticuerpos para combatir el virus de la sangre de pacientes previamente infectados. Las transfusiones se asociaron con síntomas más leves y estadías hospitalarias más cortas para pacientes durante el brote de SARS de 2002.

En tanto, los informes iniciales de China sugieren que la sangre podría ser eficaz para atenuar los efectos de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus de Wuhan, de acuerdo a NBC News.

Sin embargo, la terapia de la transfusión de plasma no está exenta de riesgos si al paciente se le aplica un tipo de sangre incorrecto o transmite involuntariamente otros patógenos.



PUBLICIDAD



Médicos de casi dos docenas de hospitales se han unido al esfuerzo dirigido por Johns Hopkins, entre ellos investigadores de la Clínica Mayo en Minnesota, el Centro Médico de la Universidad de Stanford en California y el Colegio de Medicina Albert Einstein, de Nueva York.

"Soy un médico especialista en enfermedades infecciosas interesado en la historia. Conocía la historia de lo que se hizo a principios del siglo XX con epidemias. No tenían vacunas en ese entonces, no tenían ninguna droga, al igual que la situación que enfrentamos ahora. Pero los médicos sabían que, para ciertas afecciones, se podía tomar la sangre del sistema inmune y usarla para prevenir enfermedades o tratar a quienes se enfermaron", indicó Casadevall, de 63 años y nacido en Sancti Spiritus, Cuba.

El nuevo tratamiento recibió los respaldos de las academias de Medicina, Ciencias e Ingeniería, lo que constituye un gran avance para que la terapia sea conducida cuanto antes en los Estados Unidos. El comunicado lleva la firma de Marcia McNuttPresident, de la National Academy of Sciences, John L. AndersonPresident, de la National Academy of Engineering y de Victor J. DzauPresident, de la National Academy of Medicine.

Espacio Publicitario






 
Top