GuidePedia

Imagen
= Foto: WEB = 
MIRÁ EL VIDEO El DT de Boca, flamante campeón, recibió un baldazo de agua fría por parte de sus jugadores y debió suspender la conferencia de prensa luego del consagratorio triunfo sobre Gimnasia. "Sería muy injusto si no reconociera a Alfaro por el título", expresó.


En el medio de los festejos por la obtención de la Superliga, que el "xeneize" le arrebató a River en su última fecha, los futbolistas Carlos Izquierdoz, Marcelo Weingandt, Franco Soldano y Carlos Zambrano irrumpieron en la sala de prensa cuando el entrenador habla con su nieto a upa y le descargaron el recipiente al grito de "¡dale campeón!...".






PUBLICIDAD


El técnico quedó con una sonrisa inmóvil y tuvo un diálogo cómplice con el niño, que también quedó sorprendido por recibir parte del agua helada, lo que ya en un clásico en equipo que celebran una conquista deportiva.

Antes de la broma, Russo celebraba la conquista del título porque recordó que "este plantel estaba muy golpeado" cuando llegó al club, a principios de año, y "se merecía este festejo".

Boca había terminado 2019 con el duro golpe por la eliminación en las semifinales de la Copa Libertadores a manos de River. "Hubo que aislarlos, para evitar las presiones y por suerte se logro el objetivo. Sabíamos que no era una Superliga más con la llegada nuestra, la de Román y la pelea por el primer lugar con River. Estoy muy contento por mi gente, por todos los que colaboraron", reconoció.


PUBLICIDAD


"En el Centro de Entrenamiento de Ezeiza encontramos paz y tranquilidad. Ahí el grupo se unió y se hizo fuerte. Eso fue la base para lograr este objetivo. Este equipo jugó bajo presión siempre", destacó

"Con Riquelme nos conocemos, la afinidad fue rápida. Se fueron jugadores, vinieron otros. Buscamos agruparnos, protegernos y tener las formas lógicas de convivencia", explicó.

"Ahora no sé como haremos para volver a enchufarnos el martes, que tenemos partido por Copa Libertadores. Pero este título era necesario, nos costó y era lógico, había mucha tensión y nerviosismo", reconoció.

Boca regresará este domingo a la tarde a las practicas desde las 17 en Ezeiza y el próximo martes desde las 21.30 recibirá Deportivo Independiente Medellín por la segunda fecha del Grupo H de la Copa Libertadores 2020.

Russo, de 63 años, logró su segunda conquista con Boca después de la Libertadores 2007 que obtuvo con Riquelme como líder del plantel.


PUBLICIDAD


"Sería muy injusto si no reconociera a Alfaro por el título"

Russo reconoció la tarea cumplida por su antecesor, Gustavo Alfaro, quien dejó el cargo en diciembre pasado, tras la eliminación en semifinales en la pasada edición de la Copa Libertadores, a manos de River.

"Sería muy injusto si me lo atribuyera yo solo, si no reconociera los méritos que tiene (Gustavo) Alfaro en este título", expresó el técnico platense.

"El equipo supo soportar la presión, se vino desde atrás y consiguió el campeonato. Los jugadores hicieron lo suyo también, obviamente", sostuvo el técnico xeneize que en este sprint de cierre de certamen consiguió seis de siete en triunfos y apenas igualó sin goles con Independiente (alcanzó 19 sobre 21 puntos posibles).

"Conseguir un título en esta institución es muy lindo. Mirá la emoción de la gente, esto no tiene precio", expresó Russo, quien ya había conocido la gloria con la entidad azul y oro, cuando condujo al equipo campeón de la Copa Libertadores en 2007, con Juan Román Riquelme como estandarte.

"Esta institución es tan grande que termina el festejo y ya nos ponemos a pensar en el partido del martes", amplió el DT, en relación al encuentro frente a Independiente Medellíncolombiano, por la segunda fecha del grupo H de la Libertadores.


Espacio Publicitario






 
Top