GuidePedia

Foto: Cadena3
La movilización, que llevó como consigna la igualdad de derechos y el rechazo a la violencia de género, se extendió por numerosos países.



PUBLICIDAD


El 8 de marzo de 1857 las obreras de la industria textil de Nueva York, en Estados Unidos, organizaron una protesta. Luchaban por mejores salarios y condiciones laborales.

El 8 de marzo de 1908 alrededor de 15 mil mujeres se manifestaron por las calles de Nueva York, para exigir la reducción de horas de trabajo, mejores salarios, el derecho al voto y el fin del trabajo infantil.

El Día de la Mujer, se celebró por primera vez en 1909. En 1910, en la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, se propone como Día Internacional de la Mujer, en favor de los derechos de la mujer y por el sufragio femenino universal.

Un año después, el 25 de marzo en una fábrica textil de Nueva York, a raíz de un incendio, mueren más de 140 obreras, la repercusión de este hecho influyó en que el Día de la Mujer se fuera incluyendo en el calendario de la agenda pública de muchos países.

Por segundo año consecutivo se convoca a un Paro Internacional de Mujeres, por el fin de la violencia de género, los femicidios y la discriminación hacia la mujer; aborto legal, seguro y gratuito; a igual tarea, igual salario y reconocimiento de las labores hogareñas como un trabajo, entre otras demandas.

El paro internacional le dio al día fuerzas renovadas para visibilizar las opresiones a las que están sujetas las mujeres solo por el hecho de serlo.
 
Este jueves, mujeres de todo el mundo, convocadas por organizaciones sociales, partidos y sindicatos de más de un centenar de países, reivindicaron la igualdad frente a los hombres con cacerolazos, manifestaciones, huelgas y otros actos que han convertido este 8 de marzo --llamado "8M"-- en una jornada histórica.

La violencia machista contra las mujeres y el abuso sexual fueron el foco de una manifestación en Estambul, Turquía. Las organizaciones feministas convocaron para hoy protestas breves en 14 ciudades de ese país, todas en desafío a las normas del estado de emergencia, vigente desde 2016, que prohíbe todo tipo de marchas o manifestaciones.

En Pakistán marcharon para pedir la "independencia" de los hombres. En Karachi, la sureña capital económica, unas mil mujeres reclamaron sus derechos. En Lahore, capital de la provincia del Punjab, la convocatoria contó con unas 500 mujeres, que caminaron al grito de "independencia y libertad". En este país musulmán y conservador ellas sufren una fuerte discriminación, entre otros en el ámbito laboral, donde su participación se reduce a un 22%.

En el otro extremo del mundo, en Venezuela, una muestra de arte gráfico "sin género" fue el peculiar aporte del país a las conmemoraciones del Día de la Mujer, un colectivo especialmente castigado por la violencia y la pobreza que azotan el país.

La campaña "MeToo", movimiento global creado en Estados Unidos en contra del acoso sexual en el cine, sirvió de inspiración en las protestas en Seúl, Corea del Sur. Tratan de crear una red de apoyo a las víctimas de abusos sexuales en un país muy marcado por la tradición confuciana que hasta ahora tendió a aislar y a criticar especialmente a aquellas que osaron denunciar a sus superiores.

En Japón, cientos de mujeres marcharon hoy en Tokio y en otras ciudades del país para reclamar mayor igualdad en uno de los países desarrollados donde las mujeres afrontan mayores obstáculos en todos los ámbitos.

Cientos de activistas con remeras violetas y rosas protestaron en Manila contra el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, al que describieron como uno de los peores infractores de los derechos de las mujeres en Asia.

Y Camboya pasó hoy por ser el único país del Sudeste Asiático donde el Día de la Mujer está declarado festivo nacional para celebrar actos en contra de los abusos sexuales y la violencia doméstica, consecuencias de la mentalidad machista que prevalece en países como este.

En España, las movilizaciones se iniciaron en la medianoche con cacerolazos protagonizados por mujeres en distintas ciudades que se unen bajo el lema "Si nosotras paramos, se para el mundo". Es uno de los países con niveles más bajos de protestas sociales y se vio colapsado por las marchas de miles de mujeres.

Pero en esta jornada, la desigualdad entre hombres y mujeres es también trasladable a la que existe entre países ricos y pobres, dado que en estos últimos, la mujer sufre doblemente esa condición.

En muchas naciones del África Subsahariana o en países con regímenes totalitarios las mujeres soportan la violencia como algo cotidiano en sus entornos, agravada por la violencia propia de los conflictos bélicos.

Resulta anecdótico hablar de conmemoraciones o actos reivindicativos de mujeres en países como Siria, Irak, Yemen, Nigeria, Níger o la República Democrática del Congo donde ni siquiera el derecho a la vida está garantizado.

En otras latitudes más desarrolladas, como es el caso de Rusia, donde las mujeres tienen los mismos o más problemas que sus congéneres de otras partes del mundo, el feminismo parece haber desaparecido, al menos, oficialmente. "En cada rincón de Rusia hoy reina un ambiente primaveral y soleado... Queridas mujeres, nos alegramos de tener de nuevo una ocasión tan extraordinaria para expresaros nuestra enorme estima y nuestra admiración por vuestra belleza y ternura", dijo el presidente Vladímir Putin.

Desde Francia, que se sumó al movimiento global feminista con protestas en diversas ciudades, llegan además iniciativas originales como la del diario de izquierda "Liberation" que subió su precio hoy para hombres con el objetivo de denunciar la brecha salarial entre ambos sexos.

La jornada, casi acabada en Asia, en plena efervescencia en África y Europa y comenzando en América, aún verá miles de actos reivindicativos protagonizadas por mujeres y hombres.
 
Agencias | Clarín
 
Top