GuidePedia

El sábado pasado murió la pequeña Rocío Bazán. “El cielo recibió un ángel más”, dijo su familia. El padre, Mariano Bazán, dijo que dará su apoyo a otra nena que tiene una patología muy similar. (Foto Facebook)

Relacionada



Mariano Bazán, el padre de la pequeña Rocío –quien padecía de la enfermedad llamada “piel de cristal” y murió el sábado pasado- decidió traspasar el esfuerzo de su familia y la solidaridad para que pueda ser aprovechado por otra nena que sufre la misma patología, aunque en un grado menor.

Esa nena es Brisa y tiene 10 años. Vive a un par de cuadras de la familia de Rocío. La madre es Carina Paz, una joven de Santa Rosa.

La enfermedad de Rocío generó una reacción solidaria de buena parte de la comunidad pampeana, que se sumó a las colectas de tapitas o con donaciones.

Mariano Bazán contó, después de la muerte de su nena: “Nosotros queríamos armar una fundación propia pero nunca se pudo concretar, el trabajo lo hicimos siempre con gente de Buenos Aires. Ahora hemos hablado con mi familia, mi esposa, los tíos y abuelos y la idea es poder terminar lo que veníamos haciendo. Quiero terminarlo por mi hija y tratar de ayudar a otra chiquita con piel de cristal que hay en Santa Rosa. Se llama Brisa, su mamá es Karina”.

“La idea es seguir y Rocío desde el cielo va a seguir ayudando. Y en lo que podamos vamos a estar”, insistió Bazán.

Explicó que Brisa “vive a dos cuadras de mi casa, tiene 10 años. Si bien es la misma enfermedad (que Rocío), sufren lo mismo y son dolorosas, es una patología de una gravedad menor. La de Rocío era una de las más complicadas”, señaló.

“Me voy a juntar con la madre de Brisa y si quiere la colaboración vamos a ayudarla”, comentó.

Carina también contó públicamente el caso de Brisa.

La Fundación Debra tiene un registro según el cual en el país se registran menos de 200 casos de “piel de cristal”. La denominación obedece a que la piel de quienes padecen la enfermedad se desintegra al mínimo contacto.

Existen diferentes clasificaciones de la epidermólisis bullosa, que es a su vez un conjunto de enfermedades o trastornos de la piel transmitidas genéticamente y que se manifiestan por la aparición de ampollas, úlceras y heridas en la piel, en especial en las áreas mucosas.

A veces aparecen heridas internas: se genera un cierre en el esófago, lo cual genera también pérdida de peso (no se digieren los alimentos).

Bazán habló con www.radiokermes.com y se ocpupó de “agradecer de corazón el apoyo que nos dieron; tengo que seguir adelante, tengo dos chicos más. Hemos tomado la decisión de crear el cuerpito de Rocío, que fue muy querida y amada y así va a estar con nosotros”.

“El duelo va a durar mucho, pero tenemos que salir adelante porque tenemos dos hijos más: Jonatan y Benjamín. Ellos preguntan, la extrañan, están cayendo ahora y se ponen mal…”, completó.

El Diario LP

Espacio Publicitario






 
Top